Frecuentemente desde CONVIVIENDA, el Consejo Nacional de Promotores de Vivienda, se brindan charlas de inducción que le permiten a los colaboradores de nuestro miembros conocer las ventajas y beneficios de pertenecer a nuestro grupo…

Hasta aquí todo parece una explicación normal, de cualquier tipo de charla entre un moderador y un grupo de personas, verdad? Pues fue allí donde por primera vez se inicio un viaje, que parecía sin retorno, por el intrincado mundo de las personas que oyen, pero, oh terror de los terrores, no escuchan.

Justo cuando dije que CONVIVIENDA era un GREMIO, se me ocurrió, más que mirar las caras de mis interlocutores, leer un poco el lenguaje corporal que se reflejaba con pestañeos, estornudos, leves ataques de picazón en la cabeza, y, el terror de cualquier conferencista, los que estaban metidos de cabeza en sus chats.

Una corriente fría me pasó por las venas en ese momento. Cómo quería lograr hacer entender a estas personas las grandes ventajas que significaba pertenecer como promotor inmobiliario (inversionistas que construyen casas y apartamentos) a un gremio serio y responsable como CONVIVIENDA, si no tenían la más mínima idea de qué era un GREMIO.

Armándome de valor, y preparándome para cualquier respuesta, se me ocurrió enfrentarme al momento de la verdad, preguntando, así, de repente: Señores, saben ustedes qué es un gremio? Mas estornudos, la picazón se intensificaba, y el tecleo en el celular se volvía casi una locura…Hasta que alguien, con mucha reserva y prudencia levantó la mano, para contestar, no sin algo de temor, que un gremio era algo así como CAPAC (Cámara Panameña de la Construcción). Parecía solo cuestión de inventar siglas.

No puedo negar que tuve que luchar por no reír a carcajadas, no por la respuesta, sino por la valentía. Al final, eso tampoco definía lo que era un gremio. Así que cual maestra de primera enseñanza, inicié mi recorrido por un pedacito de nuestra historia, que además sumaría puntos a los conocimientos generales de mis interlocutores.

Con mucha paciencia les hablé de que hacía más de 12 años la industria de la construcción había tenido muchos problemas porque los gobernantes de turno no entendían la importancia de buenas leyes en el caso de la construcción de viviendas, y simplemente deseaban más impuestos y más dinero para las arcas del Estado, sin importar si dañaban una industria tan importante como la nuestra, que además de proveer viviendas dignas, creaba miles y miles de empleos. Sí, ciertamente ganábamos dinero al construir, pero también le ofrecíamos a las familias un techo digno donde vivir. En pocas palabras, los gremios no son más que grupos de personas, o empresas que desarrollan actividades similares. Y lo hacen, básicamente, para tener la fortaleza de luchar por que ocurran las mejores cosas en esa actividad, para todos.

Entonces, de una de las caras de mi audiencia, hasta ahora algo perpleja, vi un rostro iluminarse con una gran sonrisa, que me decía, “O sea, que con un gremio como CONVIVIENDA, lograré que me aprueben más rápido los permisos de construcción…”

Bueno, tal vez no fue la respuesta más brillante, ni la más acertada, pero cumplía con un objetivo fundamental: Por fin entendían que es a través de la unión que se puede hacer fuerza, y que CONVIVIENDA, el gremio al que pertenecía la empresa en la que trabajaban, sería su fiel acompañante en el duro camino de darle trabajo, casas y soluciones dignas a las familias panameñas.

Creo que logré bastante para ser la primera vez que enfrentaba a mi dura realidad: Nunca olvides comenzar por el principio…si tu audiencia no sabe ni qué es un gremio, jamás entenderán la fantástica ventaja que tienen al pertenecer a CONVIVIENDA.

Lección aprendida.

Discussion

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *